ojos secos mujer en blanco y negro

El ojo seco es una alteración de la superficie externa del ojo que se produce en personas que tienen alterada la composición de sus lágrimas, ya sea en cantidad o en calidad.

Existen múltiples causas para esta enfermedad:

  • Edad: el ojo seco es más frecuente en personas mayores ya que la producción de lágrimas decrece con el tiempo.
  • Sexo: las mujeres son más propensas a tener ojo seco, debido, entre otras causas, a factores hormonales (ej: menopausia).
  • Medicamentos: una gran cantidad de medicamentos utilizados en la actualidad disminuyen la producción de lágrimas: tranquilizantes, antidepresivos, somníferos, anticonceptivos, diuréticos, algunos anestésicos, descongestivos, antihistamínicos, algunos antiglaucomatosos, anticolinérgicos, hipocolesterolémicos.
  • Enfermedades sistémicas: Síndrome de Sjögren, Artritis reumatoidea, trastornos tiroideos, diabetes, cirrosis biliar primaria, anorexia, bulimia, alergias, etc.
  • Factores ambientales: Ambientes climatizados (aire acondicionado o calefacción) en los cuales el aire es muy seco y se renueva escasamente, lugares con mucho viento, polvo, polución, humo, etc.
  • Factores laborales: Actividades que requieran el uso de computadoras por muchas horas (al mirar la pantalla disminuye la frecuencia del parpadeo y eso hace que los ojos se sequen más) o lectura prolongada (por el mismo fenómeno).
  • Uso de lentes de contacto: las lentes o los líquidos pueden producir o empeorar el ojo seco.

¿Qué síntomas produce el ojo seco?

Los síntomas característicos que produce el ojo seco son sensación de cuerpo extraño, ardor, picazón, dolor ocular, fluctuaciones en la visión, fotofobia (sensibilidad a la luz), visión de halos de colores en las luces, sensación de pesadez de los párpados, etc. Estos síntomas empeoran en ambientes climatizados (el aire acondicionado y la calefacción secan mucho el ambiente), lugares muy secos o con viento o humo.

Normalmente las lágrimas se producen en la glándula lagrimal, ubicada en el ángulo superoexterno de la órbita, (Fig 1) y en glándulas accesorias que están ubicadas en el borde de los párpados. El parpadeo permite repartir la lágrima sobre la superficie del ojo, y a la vez ejerce un mecanismo de bombeo de las mismas hacia la vía lagrimal, que constituye el drenaje o “cañería” del ojo. Parte de la lágrima se evapora y parte se drena por esta cañería constituída por la vía lagrimal. (Fig. 2).

Glándula Lagrimal
Puntos lagrimales

¿Cómo se hace el diagnóstico de ojo seco?

Test de Schirmer

En el Síndrome de Sjögren, la glándula lagrimal se altera ya que se produce una infiltración linfocitaria de la misma (igual que la que se produce en las glándulas salivales) por lo que produce menor cantidad de lágrimas.

Es el oftalmólogo el que debe realizar este diagnóstico, en base a distintos tests clínicos que se realizan en el consultorio, que pueden complementarse con exámenes específicos de laboratorio. Los tests que se utilizan normalmente son los siguientes:

Test de Schirmer: Consiste en colocar una pequeña tira de papel secante en el borde del párpado inferior de cada ojo, durante 5 minutos, para medir la cantidad de lágrimas que tiene el paciente. Este test no duele, aunque puede generar cierta molestia pasajera. (Fig 3).
Break up time (BUT): Consiste en colocar una gota de un colorante (fluoresceína) y ver cuánto tiempo tarda en romperse la homogeneidad de la película lagrimal sin que el paciente parpadee.
Rosa de Bengala o lisamina verde: Estos dos colirios tienen la particularidad de teñir la superficie del ojo que se encuentra dañada por la sequedad ocular (células muertas o alteradas).
Todos estos tests han sido realizados durante muchos años y son inocuos, aunque el día en que se realizan el paciente puede sentir algunas molestias.

Existen además otros estudios que pueden ser de utilidad, como ser la citología de impresión y los estudios bioquímicos de las lágrimas para medir sus distintos compontentes.

El diagnóstico de ojo seco NO significa diagnóstico de Síndrome de Sjögren, ya que como se ha mencionado anteriormente son múltiples las causas de sequedad ocular.

¿Cuál es el tratamiento del ojo seco?

El tratamiento de la sequedad ocular varía de acuerdo a la severidad del caso. El principal tratamiento consiste en la utilización de lágrimas artificiales, ya sea en forma de gotas, geles o ungüentos. No existen reglas generales en cuanto al tratamiento, cada paciente debe ser evaluado y medicado. Existen en el mercado múltiples tipos de gotas y geles, y en muchos casos un paciente responde mejor que otro a una determinada medicación. En general se observa mejor respuesta a largo plazo con gotas de lágrimas sin conservantes.

Es conveniente que las lágrimas sean utilizadas durante todo el día aunque el paciente no sienta el ojo seco. Si sólo realiza el tratamiento cuando el ojo duele
se pueden producir lesiones en la córnea, y lo ideal en pacienes con ojo seco crónico es prevenir esta situación.

Existen otros tratamientos, como ser la ciclosporina en gotas, que en muchos pacientes está dando muy buenos resultados; o también el suero autólogo, que consiste en sacar sangre al paciente y luego procesarla para obtener el suero para colocarlo en el ojo en forma de gotas. En ocasiones se pueden usar corticoides tópicos para episodios agudos de sequedad.

También se recomienda a los pacientes consumir una buena cantidad de líquidos, y una dieta rica en ácidos grasos esenciales (omega 3) ya que estudios recientes han demostrado que mejora los síntomas y signos de ojo seco.

Otras opciones de tratamiento son la cevimelina y la pilocarpina (comprimidos) ambos utilizados para el tratamiento de la boca seca. Se ha observado que no sólo mejora la sequedad bucal sino la de los ojos, aunque no todos los pacientes toleran estas medicaciones.

Punctum plugs (tapones lagrimales)

Cuando a pesar de la medicación el paciente no mejora, existe la posibilidad de ocluirle los puntos lagrimales, ya sea en forma temporaria con dispositivos de silicón (punctum plugs) (Fig 4) o en forma definitiva cauterizando o realizando una pequeña intervención quirúrgica para tapar los puntos lagrimales. La función que cumple este tratamiento es la de hacer que la lágrima permanezca más tiempo en el ojo (es comparable a la colocación de un tapón en una bañadera).

Otro factor que es fundamental en el tratamiento es la protección ocular. Es recomendable que los pacientes utilicen anteojos de protección (lo más parecidos a una antiparra) para protegerse del sol, viento, polvo, etc. y para evitar así el aumento de la evaporación de la lágrima. También es importante evitar los ambientes climatizados: el aire acondicionado y la calefacción secan mucho el ambiente, por lo que es mejor evitarlos o humidificar el ambiente con pequeños recipientes con agua o vaporizadores.

Cuando se realicen actividades prolongadas de lectura o uso de computadoras, es conveniente tomar descansos periódicos y además aumentar la frecuencia del parpadeo. Se ha comprobado que durante el desarrollo de las mismas la frecuencia del parpadeo tiende a disminuir, con lo cual los ojos se secan más aún.

En los últimos tiempos ha habido extensa propaganda sobre una cirugía que consiste en transplantar glándulas salivales accesorias (las que están en el labio) a los fondos de saco de la conjuntiva con la suposición de que estas glándulas mejorarán la lubricación del ojo.

Todavía no existen reportes que indiquen que esto realmente funciona, y menos en pacientes que tienen Síndrome de Sjögren, ya que las glándulas salivales de estos pacientes se encuentran tan afectadas como las glándulas lagrimales.

Por lo tanto, si Ud. tiene síntomas de ojo seco, sería conveniente que sea controlado y tratado por un oftalmólogo. Si este síntoma se asocia con sequedad de boca y dolores articulares, es posible que Ud. tenga Síndrome de Sjögren.

 

BIBLIOGRAFIA
Aragona P, Di Pietro R, Spinella R, Mobrici M.
Conjunctival epithelium improvement after systemic pilocarpine in patients with Sjogren’s syndrome.
Br J Ophthalmol. 2006 Feb;90(2):166-70. PMID: 16424527 [PubMed – indexed for MEDLINE].
Vriezekolk JE, Geenen R, Hartkamp A, Godaert GL, Bootsma H, Kruize AA, Bijlsma JW, Derksen RH.
Psychological and somatic predictors of perceived and measured ocular dryness of patients with primary Sjogren’s syndrome.
J Rheumatol. 2005 Dec;32(12):2351-5. PMID: 16331762 [PubMed – indexed for MEDLINE].
Lemp MA.
Dry eye (Keratoconjunctivitis Sicca), rheumatoid arthritis, and Sjogren’s syndrome.
Am J Ophthalmol. 2005 Nov;140(5):898-9. No abstract available. PMID: 16310468 [PubMed – indexed for MEDLINE].
De Nicola R, Labbe A, Amar N, Dupas B, Baudouin C.
[In vivo confocal microscopy and ocular surface diseases: anatomical-clinical correlations]
J Fr Ophtalmol. 2005 Sep;28(7):691-8. French. PMID: 16208218 [PubMed – in process].
Trousdale MD, Zhu Z, Stevenson D, Schechter JE, Ritter T, Mircheff AK.
Expression of TNF inhibitor gene in the lacrimal gland promotes recovery of tear production and tear stability and reduced immunopathology in rabbits with induced autoimmune dacryoadenitis.
J Autoimmune Dis. 2005 Jun 28;2:6. PMID: 15985164 [PubMed].
Adatia FA, Michaeli-Cohen A, Naor J, Caffery B, Bookman A, Slomovic A. Correlation between corneal sensitivity, subjective dry eye symptoms and corneal staining in Sjogren’s syndrome.
Can J Ophthalmol. 2004 Dec;39(7):767-71. PMID: 15696767 [PubMed – indexed for MEDLINE].
Kujawa A, Rozycki R.
[Immunological phenomenons in the pathology of the tear film. Is cyclosporine the turn point in the Sjogren’s syndrome treatment? Preliminary report]
Klin Oczna. 2004;106(3 Suppl):489-91. Polish. PMID: 15636245 [PubMed – indexed for MEDLINE].
Hosal BM, Ornek N, Zilelioglu G, Elhan AH.
Morphology of corneal nerves and corneal sensation in dry eye: a preliminary study.
Eye. 2005 Dec;19(12):1276-9. PMID: 15550934 [PubMed – in process].
Sakakibara R, Hirano S, Asahina M, Sawai S, Nemoto Y, Hiraga A, Uchiyama T, Hattori T.
Primary Sjogren’s syndrome presenting with generalized autonomic failure.
Eur J Neurol. 2004 Sep;11(9):635-8. PMID: 15379743 [PubMed – indexed for MEDLINE].
Koseki M, Maki Y, Matsukubo T, Ohashi Y, Tsubota K.
Salivary flow and its relationship to oral signs and symptoms in patients with dry eyes.
Oral Dis. 2004 Mar;10(2):75-80. PMID: 14996276 [PubMed – indexed for MEDLINE].
Guerrissi JO, Belmonte J.
Surgical treatment of dry eye syndrome: conjunctival graft of the minor salivary gland.
J Craniofac Surg. 2004 Jan;15(1):6-10. PMID: 14704553 [PubMed – indexed for MEDLINE].
Avunduk AM, Avunduk MC, Varnell ED, Kaufman HE.
The comparison of efficacies of topical corticosteroids and nonsteroidal anti-inflammatory drops on dry eye patients: a clinical and immunocytochemical study.
Am J Ophthalmol. 2003 Oct;136(4):593-602. PMID: 14516798 [PubMed – indexed for MEDLINE].
Bowman SJ, Booth DA, Platts RG, Field A, Rostron J; UK Sjogren’s Interest Group.
Validation of the Sicca Symptoms Inventory for clinical studies of Sjogren’s syndrome.
J Rheumatol. 2003 Jun;30(6):1259-66. PMID: 12784400 [PubMed – indexed for MEDLINE].